La representación importa porque la diversidad existe

No me gusta consumir contenido que no tenga representación LGBTQ+. Podría nombrar mil razones para justificarme pero la mera verdad es que a estas alturas de mi vida soy muy selectiva con el poco tiempo libre que tengo para consumir algo que no quiero o que no me interesa.

Con representación me refiero al esfuerzo que hacen los medios por incluir narrativas diversas en sus historias, desde la industria del cine, de la televisión, la literatura, los comics, los videojuegos, etc. Creo que podemos entender por qué esto es importante sin mucha dificultad. Muchas veces no nos damos cuenta de cuánta diferencia puede hacer el vernos representades en los medios, la magnitud de su influencia en la opinión pública y el impacto que tiene en nuestras vidas hasta que nos afecta directamente. Y pues, simplemente no me interesa seguir narrativas que no entiendan esto. Las maromas que muchas veces se avientan para justificar la poca representación que existe se me hacen a lo menos flojo y a lo mucho rayando en plena intolerancia, y ni quién tenga tiempo para eso.

La poca representación en los medios es un tema del que se ha hablado mucho en los últimos años, se han escrito múltiples artículos al respecto y hasta se creó un hashtag #RepresentationMatters para visibilizar esta problemática, entonces ¿por qué la situación no ha cambiado?

No es como que haya poca demanda por el contenido, o que somos tan poquites dentro de la comunidad para justificar contenido de calidad (ni siquiera existe una manera real de medir la demografía de la comunidad LGBTQ+, pero bueno). Un artículo que leí hace poco sobre “Riverdale” hace una crítica de esto. Cheryl y Toni, quienes son pareja en el show y que son usadas en mucha de la publicidad en redes sociales chistosamente tienen menos tiempo en pantalla comparado con las otras parejas heterosexuales aunque son más populares que la pareja principal del show. Claramente la demanda existe, el problema es otro.

Esto mismo ha creado nuevos diálogos acerca de la evolución del queerbaiting —término en inglés que se utiliza cuando se usa la publicidad para engañar a la audiencia diciendo que habrá contenido LGBTQ+ en las historias pero es ignorado, o hasta objeto de burla en la narrativa final. Se ha visto en “Pitch Perfect” y recientemente en “Solo“. Aunque en “Riverdale” es diferente porque Cheryl y Toni sí andan, pero son ignoradas la mayor parte del tiempo, por lo que lo sigo considerando algo parecido.

choni-bughead-varchie-interest-over-time (1)
El azul representa a Cheryl y Toni en comparación con las otras dos parejas del show. Fuente: Alex Zalben y Google Trends

Las críticas que estoy haciendo, si bien son personales, tampoco las hago por inventada, existen datos duros que demuestran todo lo que estoy mencionando. GLAAD saca reportes anuales que sacan estadísticas de varios medios como el cine y la televisión. Por ejemplo, el año pasado se rompió el récord de mayor número de personajes LGBTQ+ en la televisión, pero las cifras, en mi opinión, siguen siendo muy bajas para ponernos a celebrar al respecto.

Untitled-1-01

Es importante no conformarnos con recibir migajas del plato cuando el resto de la gente tiene un pastel completo. Otro problema encima de las pocas narrativas incluyentes es que detrás de escenas el equipo de producción muchas veces no está compuesto por esta misma inclusión, lo cual se termina manifestando cuando las historias perpetúan estereotipos o ideas tóxicas que de plano son dañinas. La falta de diversidad detrás de escenas se nota muchísimo en el producto final. Veámoslo así: si en total tenemos seis historias solamente y de todas estas tres tienen personajes que se mueren, las otras dos tienen finales tristes y en la última las personajes están hipersexualiadas, nadie va a encontrar algo positivo que interpretar por más que le busquemos.

Cuando dentro de una historia el final que más le sucede a una mujer queer es el de una muerte violenta, es trabajo de los productores cuestionarse la razón detrás del final para ese personaje y preguntarse que están realmente comunicando a la audiencia

– Sarah Kate Ellis, CEO de GLAAD

No quiero dar a entender que no se puedan contar historias de tragedia sabiendo que la vida no es perfecta para nadie. El problema es que la desproporción es tan grande que el estigma sigue estando presente. Al contar con una sola narrativa, sin darnos cuenta, lo que se nos da a entender es que ser parte de la comunidad hace que nuestras vidas terminen en tragedia. Es por eso que en mi opinión la mala representación es más dañina que no tener representación.

Cuando tenía 17 años y no tenía amigues dentro de la comunidad o alguien con quien me identificara, me sentía realmente aislada y sola.  Usaba las series u otros medios para buscar representación y saber que no estaba sola, que había más gente como yo en el mundo y que era completamente normal lo que yo era y cómo me sentía. Si bien ahora mi entorno ha cambiado y estoy rodeada de gente que quiero mucho con quien ahora me identifico, es muy triste darme cuenta que desde entonces la situación sigue estando igual o peor. Que las nuevas generaciones van a prender la tele y que van a seguir viendo a su personaje favorita muerta solo porque era lesbiana.

No es suficiente contar con personajes diverses en tu historia si sólo están en el fondo sin hacer nada, si van a terminar muriendo solo porque es conveniente o con la excusa de avanzar la narrativa. Ya nos cansamos de personajes unidimensionales que solo existen para tener la etiqueta de ser incluyentes y darle publicidad al show cuando en realidad los personajes no tienen un peso importante en la historia. Ya nos cansamos de vernos existir por un lado.

Sí existe la luz al final del túnel, no todo es lágrimas y tristeza. Existen ejemplos de buenas historias que sí podemos celebrar y que tenemos que usar de ejemplo y visibilizar para empezar a crear historias más parecidas y empezar a cambiar el panorama. Es hora de las historias de amor, de las historias de comedia, de los finales felices y de las relaciones sanas.

Es momento de crear historias que muestren que la sexualidad o la identidad de género no es algo por lo que tenemos que sufrir. Quiero ver más historias de amor bonitas como Karolina y Nico en “Runaways”. Quiero ver más personajes con buenas relaciones familiares como Cam y Mitch en “Modern Family” o Elena y su mamá, Penelope, en “One Day at a Time”. Es importante ver problemáticas como la de Andi y Lu que desembocan en soluciones sanas como en “The Feels”. No quiero más narrativas como la de Franky en “Skins” donde tener una expresión de género diferente a la asignada es solo una fase o algo raro que con el tiempo se nos quita. En su lugar quiero ver más mujeres masculinas como Lena Waithe en la película de “Ready Player One” o América Chávez en los comics de Young Avengers. Al final del día, la representación importa porque la diversidad existe y las historias LGBTQ+ se merecen ser contadas, no como tragedias y no como historias secundarias. Nos merecemos visibilidad y un mejor panorama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s