20 años diciendo adiós

Spoiler alert: Lady Bird (Greta Gerwig, 2017)

Hey Mom: did you feel emotional the first time that you drove in Sacramento? I did and I wanted to tell you, but we weren’t really talking when it happened. All those bends I’ve known my whole life, and stores, and the whole thing. But I wanted to tell you. I love you. Thank you, I’m… thank you

Lady Bird (Greta Gerwig, 2017)

Siempre he sentido una necesidad enorme de irme, no sé a dónde ni porqué, pero siento una presión gigantesca por agarrar algunas cosas que me importan y escapar. Uno de mis primeros recuerdos es agarrar mi bici y mi peluche de Winnie Pooh, cuando tenía como 5 años, y escaparme de mi casa. Llegue a casa de mi tía, que vive en la calle de detrás de la mía, toqué y, cuando nadie me contestó, me quedé esperando en una banquita de su patio hasta que decidí regresar a mi casa, 30 minutos después. Probablemente intenté replicar algo que leí en algún libro, una de esas fantasías donde todo parece mucho más fácil de lo que en realidad es.

Después, cuando encontré los libros de Harry Potter, lo que más quería en la vida era que mis papás me mandaran a un internado. Algo como Hogwarts era mi opción preferida, pero estaba abierta a otras opciones, como internados en Canadá o en Estados Unidos que me pasaba horas buscando en Google. Ahora que lo pienso, esto suena como que me la pasaba mal en mi casa, pero no, es solo que siempre estoy muy aburrida y alguna parte de mí piensa que escapar es la mejor solución al aburrimiento.

Ahora que he estado trabajado un poco en mis capacidades emocionales, puedo reconocer que el sentimiento más constante en mi vida ha sido el de no pertenecer a ningún lado, permaneciendo siempre a la periferia de mi espacio tanto territorial como emocional. Me es difícil establecer relaciones profundas porque una parte de mí siempre está pensando en irse a otro lugar. A pesar de que toda mi vida la pasé en la misma casa, la misma colonia, el mismo colegio y con las mismas personas, nunca ha sido fácil para mí encontrar un grupo de personas y sentir que pertenezco. La monotonía desde la periferia solo te hace darte cuenta que el resto del mundo está justo ahí, y tú todavía estás atorada en el mismo lado, y supongo que es complicado para las demás personas relacionarse contigo cuando siempre estás pensando en estar en otro lugar.

Otro aspecto importante es la constante presión de poder irme de aquí para buscar una vida mejor en otro lado. Toda mi vida he visto el esfuerzo de mis papás para mandarnos a un colegio a aprender inglés desde bebés, para formar personas disciplinadas, trabajadoras y autosuficientes, y al mismo tiempo, convertirme en el tipo de persona que por mi propia iniciativa ha buscado tener buenas calificaciones, mantener mis becas, conseguir buenos trabajos, e incrementar las posibilidades de irme para tener una vida mejor en otro lado, mucho tiempo sin tener un destino específico en mente fuera de estudiar en Ivy Leagues y vivir en Nueva York o Londres. Ahora que estoy a un mes de irme a otro país a estudiar la maestría (aunque no es una Ivy League, ni está en Nueva York ni Londres) pienso que no aproveché los 20 y tantos años que estuve en Monterrey porque siempre tenía ganas de irme.

Monterrey no es la mejor ciudad del mundo, pero es mi casa. Cuando vi Lady Bird (Greta Gerwig, 2017), no pude evitar sentirme identificada con la sensación de quererte ir, de saber que tus papás quieren que tengas una vida mejor por la que se han esforzado mucho y, que tal vez, simplemente no has sido lo suficientemente agradecida para aprovechar los 20 años que has estado en el mismo lugar. Al final, va a ser imposible para mí como lo fue para Lady Bird no acordarme de ir manejando en Gonzalitos hacia Garza Sada y ver el Cerro de la Silla cuando apenas va a salir el sol.

No sé qué depara mi vida en el extranjero, me da miedo no ser lo suficientemente lista, extrañar tanto a mi familia y a Watson que me den ganas de regresarme, enfrentarme a la vida adulta for real, pero es bueno saber que aunque no necesariamente tengo que volver, Monterrey siempre va a ser el lugar a donde puedo regresar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s