¿Me quiero casar o sólo quiero escapar?

Una repentina nostalgia noventera y la reciente boda de mi hermano me han hecho pensar en mi propia idea de matrimonio.

Hace unos días escuché la canción de Goo Goo Dolls, “Slide”, que pregunta en alguna parte “Do you wanna get married or run away?” (¿te quieres casar o escapar?) y sentí que mi cuestionamiento era universal.

Además de que meses antes de que se casara mi hermano estuve pensando en qué significa esta idea para mí y si es algo que quisiera hacer.

Mi relación con el concepto de matrimonio es complicada. Por un tiempo creí que casarse significaba perder toda libertad para convertiste en ama de casa y tener que cuidar hijes.

Después vi que no necesariamente tiene que ser así y puedes aun perseguir una carrera profesional, aunque las condiciones sociales y laborales actuales sean complicadas.

También entendí que el matrimonio es una decisión personal que si la tomas está bien y si no, también.

No dejas de ser feminista por casarte y no casarte no te hace más feminista. Esa era una cuestión que me preocupaba. La razón principal por la que rechazaba la idea del matrimonio era para hacer un statement: soy independiente y no necesito que alguien “me salve”.

También rechazaba la idea “rosa” del matrimonio como una suerte de espectáculo en la que debes planear desde niña y saber cómo es tu vestido ideal y la decoración, etc.

Aunque es común que algunas personas sí tengan clara esa idea, yo no me identificaba así y pensaba que eso no era para mí. Aunque no puedo negar que hubo tiempos en que llegué a fantasear con la idea de casarme con alguien y cómo sería la ceremonia.

Ahora que se han casado amigas y mi hermano, veo el matrimonio como una opción para salir de mi casa y me preocupa.

No me sorprende que me quiera casar para comenzar una vida en pareja porque no estoy peleada con esa idea, a fin de cuentas sí me interesa compartir mi vida con otra persona.

Lo que me preocupa es que lo estoy viendo como mi única opción para obligarme a salirme de casa de mis papás.

Me estoy acostumbrando a mi trabajo y a las comodidades que ya tengo, que me ha dado flojera buscar otro empleo o programas de maestría.

La verdad también me preocupa mi ingreso, mi carrera es mal pagada en México y no sé si llegue a tener mi sueldo ideal. Mi trabajo no paga mal y me preocupa que si me cambio, no encuentre otro igual y con prestaciones atractivas. 

Entiendo que hay que tomar riesgos, pero me da miedo la incertidumbre.

El matrimonio se vuelve atractivo porque no tendría que hacer las cosas yo sola.

Pero casarme no va a resolver mis dudas internas acerca de qué camino seguir profesionalmente ni me va a dar mágicamente el grado de maestría.

Tampoco es justo dejarle a mi pareja la carga emocional de mis problemas no resueltos… ni la carga económica.

Lo lógico sería que primero resuelva mis conflictos internos para poder ser una buena pareja. 

Pero aún así, cuando tome acciones en torno a resolver mis propios problemas, ¿querré casarme?

Quizá sea algo que deba comenzar a averiguar.

 

Foto tomada de Stylish Wed

Un comentario en “¿Me quiero casar o sólo quiero escapar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s