Amistades inesperadas

Hace unos días salí de mi clase de pilates en búsqueda de maquillaje para mi disfraz de Halloween. Entré con mi hermana a una tienda de cosméticos y en un pasillo me encontré a una chica que fue compañera de la carrera junto a una amiga suya (que yo no conocía).

Media hora después (creo) de haber estado platicando a medio pasillo, me les uní para cenar.

Al día siguiente, por casualidad, vi que otra amiga compartió una cita de este artículo del New York Times: “Friendship, like its flashier cousin, love, can be wildly chemical and, like love, can happen in an instant”. Que se traduce más o menos a: “La amistad, como su ostentoso primo el amor, puede ser salvajemente química y, como el amor, puede suceder en un instante”.

Inmediatamente coincidí porque acababa de reconectar con una amiga que no había visto en años e hice una nueva.

Cuando la saludé en la tienda fue genuinamente porque me sorprendió verla en ese lugar inesperado después de tantos años, pero no creí que nos fuéramos a quedar platicando por varias horas.

Entre los saludos y las preguntas sobre el trabajo soltamos bromas y chistes que nos hicieron quedarnos ahí paradas como si el pasillo fuera nuestra sala.

Una cosa llevó a la otra y de pronto ya estábamos hablando de kpop. A ellas en particular no les gusta, pero a sus hermanas sí, entonces creo que entienden la novedad. 

Fue tan natural hablar de esto y aquello que me invitaron a cenar con ellas. ¡Y claro que accedí! Al cabo que iba a esperar a que mi hermana saliera de una junta.

Este reencuentro inesperado me recordó a otra situación curiosa que me llevó a conocer a una de mis amigas más cercanas. 

En esa ocasión, estaba por entrar a la prepa y había ido a un evento de inducción. Mi hermano me había comentado que la hermana de un amigo suyo también iba a andar por ahí. Yo no conocía al amigo de mi hermano y mucho menos a su hermana. Tampoco había tantas redes sociales donde pudiera ver sus fotos y creo que mi hermano no tenía una a la mano. 

Claro que pensé en que sería tierno encontrarme a esta chica en la inducción, pero no tenía idea de cómo era. Ni pensé que fuera tan fácil encontrármela.

De nuevo el azar intercedió por mí y mientras estaba en un jardín viendo a otras personas cantar y bailar, se acercó a mí una chica diciéndome “¿a ti tampoco te gusta participar?”.

No sé por qué, pero pensé que era la hermana del amigo de mi hermano. En ese momento no sabia su nombre así que no lo podía corroborar, pero estaba segura.

Esa vez también nos quedamos platicando un rato y ya que me sentí más en confianza, le pregunté si era quien yo creía.

¡Y SÍ ERA! Después de eso se convirtió en mi amiguísima de la prepa y mi equipo para todas las clases que llevamos juntas. A la fecha seguimos siendo muy amigas y viéndonos con regularidad.

Lo que me sigue sorprendiendo es que a ella casi no le gusta conocer gente nueva, pero decidió hablarme en aquel evento de la prepa.

Resultó que sí teníamos muchas cosas en común y que podemos platicar muy a gusto de todo tipo de temas. Me gusta pensar que nos complementamos bien porque ella es muy racional y yo muy sentimental.

Estos son tan solo dos casos de amistades a primera vista que he tenido, pero creo que me ha pasado muchas veces. En parte, pienso que se debe a que la gente suele sentirse en confianza conmigo y me encanta escuchar sus historias, entonces de la nada ya estamos platicando de temas hardcore.

Lo que no deja de sorprenderme es el timing que la vida, el universo o lo que sea que mueve al mundo para presentarme con personas increíbles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s