La icónica presentación de Beyoncé en Coachella

Beyoncé llegó al escenario de Coachella para entregar un show que hizo honor a su trayectoria, a la comunidad afroamericana, al ser mujer, a su familia, y de paso, a redefinir el concepto de las presentaciones en festivales.

Cuando empezó su performance, me encontraba en un taxi en medio de San Bernabé. Iba camino a casa después del trabajo, pero temía no llegar a tiempo para ver la presentación completa. Sin embargo, algo me decía que iba para largo y que sería maravilloso.

Para su primera presentación tras el nacimiento de sus gemelos, Beyoncé montó un show con temática de universidad estadounidense: gradas, una marcha de banda y letras griegas en alusión a la “fraternidad” Knowles.

La banda estaba sobre una estructura piramidal (las gradas) donde también se mezclaban decenas de bailarinas que ejecutaban perfectamente las coreografías.

Aunque estéticamente el tema era la universidad, el tema de fondo de la presentación era Beyoncé.

La celebración de la mujer, de la cultura afroamericana, la familia y la música fueron los temas que se iban hilando con cada interpretación.

Al inicio del show apareció en un atuendo que hacía alusión a Cleopatra, un referente histórico de poder y belleza, tal como Queen B.

Además de hacer un repaso de su trayectoria musical, homenajeó a otros artistas incorporando samples y remixes.

La interpretación de “Lift Every Voice and Sing”, que es denominada el himno nacional afroamericano, y la incorporación de fragmentos de discursos Malcom X, defensor de los derechos de los afroamericanos en Estados Unidos, y Chimamanda Ngozi Adichie, feminista nigeriana, dejan en claro las causas que son cercanas a la artista.

Además, agradeció al festival por dejarla ser la primera mujer afroamericana en encabezarlo, echando en cara la falta de diversidad entre los artistas estelares.

Presentarse ante miles de personas no impidió que la cantante hiciera de su presentación un momento personal.

Jay Z, su esposo, salió para interpretar “Deja Vu” y su hermana Solange apareció para bailar “Get Me Bodied”.

No faltaron sus ex compañeras de Destiny’s Child con quienes interpretó éxitos como “Say My Name”.

Sus fans más leales hasta sus colegas coinciden en la grandeza de la intérprete. DJ Khaled, Rihanna, Chance The Rapper, por mencionar algunos, coincidieron en que ha sido una presentación histórica de la que se hablará por mucho tiempo.

Beyoncé aprovechó esta oportunidad para presentar una especie de show de medio tiempo alargado que celebró todos los aspectos de su vida.

Al escribir me preguntaba si podría definirse este show como “over the top” (excesivo o exagerado), pero creo que para Beyoncé ésa es la norma. En cada presentación se supera a sí misma. No es que exagere, es que siempre está en la cima.

Al finalizar la transmisión no tuve más remedio que irme a dormir a procesar todo lo que había visto y prepararme para seguir discutiéndolo con mis amigos. Pocas veces se está ante un momento que instantáneamente se convierte en icónico.

Un comentario en “La icónica presentación de Beyoncé en Coachella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s