Manual de urbanidad y buenas maneras: La Posadera ball

Colaboración de Paulina  y Caro

De rojo y dorado, así llegamos al último ball del año. “La Posadera Ball”, organizado por House of Apocalipstick, incluyó una temática de posada navideña en donde los chasquidos y los cánticos se escucharon durante toda la noche. 

Después de haber dedicado algunos artículos a la serie sobre cultura ballroom en Monterrey, íbamos listas con una idea sobre lo que pasaría durante la noche. Las categorías fueron OTA (Open to All): Runway, Sex Siren, Drag for the first time at a ball y Vogue Femme.

Observamos el crecimiento y fortalecimiento de la cultura ballroom de la ciudad reflejado en un incremento de diversidad entre lxs presentes: una mesa de cuatro juezxs representando a cuatro casas, nuevxs miembrxs en las casas y nuevxs participantes 007 (Voguerxs que no pertenecen a una casa) enfrentándose en cada categoría y nuevas caras celebrando por primera vez un ball. La categoría de Vogue Femme se compitió entre puras mujeres, un suceso histórico en el ballroom de Monterrey. Aunque fuimos preparadas y con contexto fuimos testigos de muchas sorpresas.

Fue una noche de “primeras veces” pero también de últimas ya que esta fue la despedida de Peligrosa LaBeija de tierras regias. La Beija, quien a la fecha está invicta en la categoría Sex Siren a nivel nacional, fue jueza y también ofreció un performance para todxs aquellxs que tuvimos la fortuna de estar presentes.

Debido al crecimiento de la comunidad ballroom en la ciudad nos pusimos a reflexionar sobre ¿Qué tanto sabemos realmente sobre la dinámica del ball? Entonces nos dedicamos a, en forma de sátira, recopilar las reglas principales… aquí está el resultado

Manual de urbanidad y buenas maneras: el ballroom.

CAPÍTULO PRIMERO

De los deberes para con lxs voguerxs

  • ¿Quiénes sino lxs voguerxs le dan vida al ballroom? ¿Quiénes aplastan con su caminar las normas sociales que nos encajonan y nos oprimen?¿Quiénes sino ellxs nos demuestran que nuestras identidades son para celebrarse? Habrá que festejar sus presentaciones en el runway con chasquidos y alabanzas.
    Excepciones: Hay casas, como House of Boo, que tienen sus propias tradiciones y costumbres. A ellas, recién constituidas como casa voguera, hay que abuchearlas para mostrarles nuestro apoyo.
  • No hay que mirar dos veces cada look en el runway para apreciar su majestuosidad. Entre telas y pieles una unión sagrada digna de admiración y veneración. Rindamosle honor respetando su espacio en el escenario.
  • Es un acto debido a la Diosa Voguera y, propio de un corazón agradecido, el manifestar nuestro reconocimiento a cada participante cantando su nombre voguero, el nombre de su casa de ballroom o en su defecto “007” mientras recorren el runway.
  • En los deberes para con lxs voguerxs se encuentran también los deberes sociales básicos como la práctica del consentimiento. No se violentarán de ninguna manera a lxs participantes incluyendo esto su privacidad dentro y fuera del ball. Ellxs hacen lo que todes nosotres no nos atrevimos a hacer: ante todo hay que guardarles respeto por ello.

 

CAPÍTULO SEGUNDO

De los deberes para con el lugar y lxs jueces

  • Cada ball se caracteriza por la presencia de diosxs voguerxs que cumplen con el trabajo dificilísimo de juzgar las categorías y elegir ganadores. ¿Cómo lo van a hacer si estamos bloqueando su vista? Ellxs son quienes necesitan tener, en todo momento, sus ojos fijos en el runway. Démosles su espacio, de un poco más lejitos también alcanzamos a ver las lentejuelas.
  • Como espectadores es normal que, del asombro, estemos tentades a soltar nuestra cheve o dejar caer un vaso. Todo mundo se va a dar cuenta y, además, se va a detener el ball hasta que no quede ni un vidrio a la vista. Cuiden sus manos y cuiden sus cigarros; lo más importante es que lxs voguerxs estén segurxs.
  • Hay momentos cuando lxs jueces nos bendicen con retroalimentación para lxs voguerxs: este es un momento valioso cuando podemos entender por qué alguien recibió un chop o cómo se eligió a una ganadora. Más nos vale aprovecharlo y escuchar.

NOTA FINAL

De los deberes con unx mismx.

Uno de los momentos donde más sentimos la libertad de expresar nuestras identidades es durante un ball. Como espectadores o como voguerxs, es aquí cuando sabemos que estamos en un espacio seguro para hacerlo y donde somos libres, aunque sea unas horas. Nos permitimos admirar la majestuosidad de lxs vogueros y vivir un momento de fantasía de pensarnos capaces de caminar algún día en sus lugares. Poquito a poquito, vayamos también explorando qué es lo que más disfrutamos de un ball y, si sentimos inquietud de participar, acercarnos a una casa y preguntar por las siguientes prácticas. Finalmente, muchísimas felicidades a las ganadoras de todas las categorías:


Runway OTA – Veneno Apocalipstick
Sex Siren OTA – Feral Apocalipstick
Drag for the first time at a ball – Silvana Proietti Boo
Vogue Femme OTA – Nubia Apocalipstick

Fotografía por Pau Morán y Lor Rdz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s